Qué es una firma biométrica

Qué es una firma biométrica

La firma biométrica es un proceso de identificación posible gracias al avance de las nuevas tecnologías y que cada vez se extiende con mayor rapidez. ¿En qué consiste exactamente? De manera esquemática, se puede decir que se trata de una firma manuscrita, pero que se realiza sobre un dispositivo electrónico, en concreto, sobre un móvil o una tablet.

Es una firma que tiene validez legal, ya que el proceso de obtención, identificación y tratamiento son muy rigurosos, mucho más que en el caso de la firma digital. ¿Cuál es la gran diferencia? En el caso de la firma biométrica la aplicación no solo recoge y procesa la grafía, también aspectos como la velocidad a la hora de escribir, la presión que se ejerce y hasta la aceleración o los cambios de dirección en la letra.

Estas características hacen que se pueda verificar la rúbrica de una manera tan precisa que la falsificación es realmente difícil. Y lo es hasta tal punto que, como decíamos, la firma biométrica tiene pleno reconocimiento nivel legal. En este sentido, y pese a las suspicacias que aún pueda provocar, es equiparable a la firma manuscrita en cualquier documento o trámite, ambos tipos de rúbrica tienen exactamente la misma validez.

Elementos de seguridad de la firma biométrica

Los datos de la firma biométrica quedan encriptados en la aplicación. Ese es el primer elemento de seguridad. El segundo es un certificado de reconocimiento, que incluye una firma digital en PDF, y otro que emite un prestador de servicios de certificación confirmando la identidad y fiabilidad.

No solo eso, sino que los datos biométricos se cifran con una clave. Esta clave queda depositada ante notario o una autoridad de certificación. Solo se podrá utilizar en caso de litigio y bajo requerimiento judicial para descifrar esos datos y autentificar la firma biométrica.

¿Qué ventajas tiene la firma biométrica?

La fiabilidad de la firma biométrica es una de sus grandes ventajas, pero no la única. Con este tipo de firma se ahorra tiempo en la realización de cualquier trámite. En la forma tradicional es necesario imprimir el documento, firmarlo y escanearlo posteriormente si es necesario enviarlo firmado por correo electrónico. Con la firma biométrica todo es mucho más rápido.

Gracias a ello, cualquier proceso administrativo en una empresa será mucho más eficiente. Pero también es más seguro. ¿La razón? Básicamente, que la validez de la firma biométrica se verifica de manera inmediata. De esta manera es posible evitar intentos de suplantación de identidad o fraude.

Otro aspecto importante, y que hoy en día cobra especial relevancia es que con la firma biométrica se está protegiendo el medio ambiente. Cada trámite que se realiza por escrito de la manera tradicional necesita de varias hojas. Con la firma digital dejan de utilizarse ingentes cantidades de papel y de tinta.

Y esta cuestión tiene, además, una vertiente económica para la empresa. No hay que olvidar que el gasto en materiales de oficina y consumibles puede suponer al año una cantidad nada despreciable de dinero. De modo que, adaptando los trámites a la firma biométrica, también se está obteniendo, de alguna manera, un beneficio económico importante.

Contar, por tanto, con un sistema de firma biométrica es una solución para mejorar la gestión documental de la empresa en cualquiera de sus departamentos. Permite optimizar el tiempo y también el gasto que supone la realización todo tipo de trámites con clientes, proveedores o administraciones públicas.

Implantar la firma biométrica, por otra parte, no implica grandes dificultades y no requiere de una elevada inversión si se compara con los grandes beneficios que se pueden obtener de ella.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies